¿Que vino tomar en verano

El vino en verano

¿Que vino tomar en verano?

A medida que pasa el tiempo, el viejo tópico de que los vinos no son para el verano va desapareciendo. Tampoco podemos afirmar, sobre todo cuando se trata de  los vinos tintos de guarda, que sea la época de mayor consumo. Pero que pasa, ¿Qué no se comen carnes rojas, asados, etc. en verano?

Por supuesto que sí, algo menos que en otras estaciones del año, pero también se consumen. Por consiguiente el descenso del consumo de vinos de guarda en verano tiene que ver, evidentemente por la temperatura. El calor del verano no invita demasiado, también ese calor hace que nuestra alimentación varíe y prefiramos alimentos más ligeros, menos calóricos, etc.

Pero el vino no se acaba con los vinos tintos de guarda (considerados de gran calidad), dentro de los vinos tintos, tenemos los vinos jóvenes sin taninos, muy frutales y aromáticos y que se pueden beber más frescos (entre 13 y 14º).  Dentro de estos destacan y recomendamos los llamados de “maceración carbónica”.

Pero hablando de vinos y de verano nuestra cabeza inmediatamente se va en busca de vinos blancos y rosados (con o sin aguja), vinos espumosos o cualquier otra expresión. Veamos cada una de las opciones:

Vino blanco

Se recomienda tomar entre 8 y 10 grados, ya que de otro modo perderíamos todas las propiedades propias del vino. Con mayor temperatura, subirá la sensación de alcohol, y con menor temperatura dejarán de intuirse los aromas. Aunque también sabemos que en verano y con calor, solemos tomarlos más fríos de esta recomendación.

Vino rosado

Entre 10 y 12 grados, para que pueda mantener los aromas de crianza tan propios de un buen vino rosado.

Vino espumoso (blancos y rosados)

Los vinos espumosos como el cava, el champán u otros vinos internacionales con carbónico deben servirse fríos, a 7 grados.

Vino de aguja (blancos y rosados)

Con menor cantidad de carbónico que el espumoso, a veces solo la producida durante la fermentación y otros añadida al final, pero que en verano son muy consumidos.

También podemos incluir a ese grupo de vinos denominados “frizzante” que no llegan a ser espumosos pero con más carbónico que los de aguja, del tipo lambrusco y parecidos, que tan buena aceptación han tenido.

¿El vino y el verano van de la mano?

Todos sabemos lo atractivas que resultan las copas de un vino blanco o rosado fresco en esas tardes de verano que parecen no acabar nunca e incluso lo bien que sientan los tintos jóvenes de maceración carbónica a buena temperatura. Eso sí, no debemos olvidar que las copas no deben llenarse en demasía para evitar que se calienten antes de tiempo, es mejor menos cantidad e ir reponiendo de la botella que estará en su cubitera con  hielo y agua. Tampoco debemos olvidar que en verano muchas veces, tomamos el vino demasiado frío, lo cual nos impedirá apreciar todos sus aromas, lo que ocurre que en días de excesivo calor la gente lo agradece. Sin embargo en nuestra opinión sería más recomendable ser respetuoso con las temperaturas de los vinos y para paliar ese calor tomar otra bebida que nos quite la sed, es decir “agua”. E incluso hay mucha gente que prefiere tomarse primero una cerveza bien fresca y dejar el vino para la comida.

Otro error muy común es renegar del vino combinado con otras bebidas, dígase tinto con gaseosa, limón, sangrías, etc. tan consumidas por gente joven. En nuestra opinión, además de que es innegable lo refrescante que son en verano, es una manera de acercar al mundo del vino a esa población que de otra manera le costaría llegar a conocerlo.

El vino azul que sabes de el…

El llamado vino azul, en el que destaca “Gik Blue Wine” es 100% vino con un color azul índigo y un sabor dulce muy agradable con un proceso de elaboración que consta de:

  1. Mezclamos uvas tintas y blancas
  2. Añadimos un pigmento de la uva: Antocianina
  3. Añadimos otro pigmento: Azul índigo (responsable del color)
  4. Añadimos edulcorantes alimentarios no calóricos.

 

Como conclusión podemos decir que el verano, el calor, etc. no deben apartarnos del vino. El vino mola por sí solo, es puro placer.  Una vez vistos y aplicados estos consejos, sólo debemos saber qué tipo de vino beber  en cada momento y como decimos siempre “en buena compañía”.

Artículos Relacionados

0 Comments

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *